El Jurado del Diseño tiene como objetivo principal garantizar la originalidad de las creaciones de diseño industrial y gráfico y combatir las copias, las imitaciones y las conductas desleales. Se basa en un Código de Autodisciplina, que es vinculante para los profesionales y entidades que previamente lo hayan suscrito.

El Jurado del Diseño se ha instituido en Valencia, con ámbito nacional, en la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana [ADCV] con el apoyo de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana [CIERVAL] y del precedente Giurì del Design fundado, en Milán, en 1992.

El Jurado protege el derecho del consumidor a no ser inducido a error en su elección por la existencia de imitaciones o copias, el derecho de la empresa a la salvaguarda de los valores de su innovación e inversión legítima, y el derecho del diseñador a la protección de su creatividad.

Está formado por tres juristas efectivos, tres empresarios, tres diseñadores, un experto en problemas de mercado y otro en problemas de consumidores. Esta composición multidisciplinar permite examinar los casos desde distintos puntos de vista, por lo que sus decisiones son plenamente motivadas. Cuenta, además, con dos juristas sustitutos y responsables del área de formación.

El Jurado puede desarrollar una triple actividad: emitir informes a petición de parte, actuar como mediador en los casos que sea requerido para ello y resolver conflictos mediante arbitraje.

Las ventajas de acudir al Jurado del Diseño para solucionar un conflicto son los significativos ahorros en costes y en tiempo.